teoria
 
Número 3 - Año 2011 - ISSN 1852 - 4699
 


El cine documental y sus difusores tienen cada vez más presencia pública en Latinoamérica, tanto en los ámbitos de divulgación como en el campo académico. Al mismo tiempo que los planos y las palabras se multiplican, se extienden las consignas de algunos teóricos y cineastas que decretan la indiferenciación entre los terrenos del documental y la ficción o que el punto de vista del director lo es todo. Y no, no es todo. Desde ya que no es posible un cine no controlado (como soñaba Richard Leacock, pionero del Cine Directo), sino que tampoco lo es un cine absolutamente controlado. Debemos sincerarnos admitiendo que la naturaleza tiene parte en este asunto. El documentalista no es un pintor ni un escultor. No es omnímodo. Ahondando en dichas reflexiones el presente número de la revista brinda la posibilidad de conocer por primera vez en español un texto que echa luz sobre eso que llamamos documental, abordando los distintos marcos epistémicos desde los que se ha pensado el fenómeno y ubicándolos en una perspectiva histórica. Nos referimos al artículo “Documentary” del reconocido teórico Carl Plantinga que llega a nuestra publicación gracias a la desinteresada colaboración prestada por el autor, sus editores de Routledge y la siempre lúcida labor de traducción de Soledad Pardo, de nuestro Equipo Editorial.
Por otra parte, la tercera edición de esta revista tiene su foco puesto en un dossier sobre el cine de lo real en sus primeras tres décadas. El dossier brinda especial atención a las producciones argentinas y mexicanas como así también a cuestionamientos teóricos que indagan en los siempre delicados estatutos de ficción y documental y en las diversas variantes que este tipo de cine adoptó en sus épocas iniciales: los travelogues, las vistas y los films institucionales, entre otros. Agradecemos entonces las colaboraciones de Andrea Cuarterolo, Daniel Escorza Rodríguez, Irene Marrone, Fernando Pagnoni y Malena Verardi, quienes han puesto a nuestra disposición sus interesantes reflexiones.
En la sección Teoría, contamos con otra colaboración de lujo. Vicente Sánchez-Biosca, en línea con la problemática analizada en el dossier, se aboca al estudio de las fantasías urbanas en el cine de los años veinte. Es nuestro deseo expresar nuestro especial agradecimiento al autor y a la revista Lars, cultura y ciudad, por habernos facilitado los derechos del artículo para la presente publicación.
Deseamos agradecer la participación de los realizadores entrevistados para este número: Carlos Echeverría, quien nos cedió amablemente las fotos personales que ilustran la extensa nota sobre su carrera, y Valeria Mapelman, a propósito de su último trabajo Octubre Pilagá, relatos sobre el silencio. Completamos el número con la habitual actualización de reseñas y críticas.
Por último, compartimos con nuestros lectores la alegría por haber sido distinguidos con una beca para proyectos grupales por parte del Fondo Nacional de las Artes. Damos las gracias a los colaboradores habituales como a los que se han integrado, al Comité Asesor y al Equipo Editorial, sin quienes este logro no habría sido posible.

 

Javier Campo y Pablo Piedras

pru

tapa1 Número 1

tapa2
Número 2



El equipo de la revista
Cine Documental ha sido
distinguido con una beca
para Proyectos Grupales
del Fondo Nacional
de las Artes


fnartes
cd
Cursos virtuales:

Cine documental: estilos y autores
Historia del cine documental argentino
www.cinedocumental.com.ar
 
col www.revista.cinedocumental.com.ar
col revista@cinedocumental.com.ar
col Revista de publicación semestral
 

 


Cine documental ISSN 1852 - 4699
Dirección: Javier Campo - Pablo Piedras
Comité asesor: Gustavo Aprea - Fernando Birri
Andrés Di Tella - Carmen Guarini - Ana Laura Lusnich
Mariano Mestman - María Luisa Ortega - Antonio Weinrichter

Venezuela 3318 3.10 - CP C1211AAL CABA
Editor responsable: Javier Campo